Evolución de la moda en los últimos 30 años.

La moda ha cambiado mucho en las últimas décadas. Si echamos un vistazo atrás observamos que lo que se llevaba hace tan sólo unos años, ahora está totalmente desfasado. Y es normal. Las marcas necesitan crear tendencias diferentes para que se consuma moda. En un sector que mueve miles dolares al año es importante que haya un consumo continuado. Para ello es fundamental que el sector vaya evolucionando, que lo que era tendencia hace unos meses ahora esté pasado de moda.

El problema es que antes, lo que se consideraba tendencia solía durar unos años. Ahora la moda evoluciona muy deprisa, hace tan sólo unos meses se llevaban los zapatos con puntas redondeadas y ahora se vuelven a llevar los zapatos de punta. Así se obliga a la persona que quiere ir al día a comprarse unos zapatos nuevos. Todo cambia muy deprisa y a veces es verdaderamente frustrante adaptarse a las nuevas tendencias.

La moda es global

En los 80 se estilaba el look punk con chaquetas de cuero negro y pelos recogido en coletas altas. En los 90 pantalones de cintura alta, chaquetas con hombreras y looks más desgarbados. Y hoy en día se lleva prácticamente todo, aunque mucho más ceñido. Cuadros con flores, rayas, looks marineros, encaje, seda, zapatos altos, bailarinas. Todo vale. Se mezclan los tejidos, los estampados y los colores.

Hoy en día vas a una tienda y está todo mezclado, todo es tendencia y todo se lleva. Al final lo mejor es olvidarse de la moda y comprar ropa con la que nos sintamos cómodos y nos favorezca. Esa es la clave. Es mejor disfrutar de una prenda que sea de buena calidad y sobre todo que nos favorezca y con la que nos veamos bien, porque eso hará que nos la pngamos muchas veces y por lo tanto al final la prenda se amortizará sola.

Evolución de la moda

Imágenes: morguefile

Anuncios

¿Qué es más ecológico? ¿El libro en papel o el libro electrónico?

El otro día leí una noticia en una revista importante que me dejó un poco perpleja por la simplicidad del análisis que hacía sobre la contaminación de los libros electrónicos. En la noticia en cuestión se afirmaba que los nuevos dispositivos, como por ejemplo el kindle de amazon,  suponían un gran avance por el ahorro de papel que hacían y por lo tanto eran bastante menos contaminantes.

El análisis era bastante sencillo: Menos libros en papel -> menos talas de árboles -> menos impactos negativos en el medio ambiente. La sencillez de este diagnóstico sobre los ereaders me hizo suponer que quien escribía esta opinión era alguien interesado en la venta de libros electrónicos y que sólo tenía en cuenta en su análisis los aspectos positivos.

No tengo nada en contra de los lectores electrónicos. Poseo un kindle que uso bastante y en el que llevo leídos bastantes libros desde que me lo regalaron. Pero me parece justo poner cada cosa en su lugar.

Es cierto que desde el punto de vista del ahorro de papel el libro electrónico sale ganando, pero cabría hacerse otra serie de preguntas en cuanto a su producción: ¿cuantos componentes químicos más contaminantes se utilizan en su fabricación? ,¿son estos componentes recursos limitados?, ¿son aprovechables los materiales que se utilizan en la fabricación?, ¿cual es la vida útil de los ereaders?

No poseo datos fiables, pero parece que a simple vista no es tan sencillo determinar si el libro electrónico supone un menor impacto negativo para el medio ambiente que un libro en papel. No creo que el análisis deba quedar reducido sólo a “supone un ahorro importante de papel y todos sabemos lo importante que es conservar los bosques”. Me parece a mi que son muchas más las variables que deberían considerarse.

Debemos ser conscientes que los dispositivos electrónicos utilizan una serie de productos químicos que posteriormente no podrán ser reciclados y que no son biodegradables. Además necesitan en su fabricación recursos limitados, que pueden conllevar graves problemas sociológicos y políticos en los países donde se extraen estos materiales, como por ejemplo el coltán cuyo principal productor es la República del Congo.

Definitivamente no creo que el análisis sea tan sencillo como se exponía. ¿Quien sabe? A lo mejor, lo verdaderamente ecológico, sería utilizar las bibliotecas públicas donde un libro será utilizado y compartido decenas de veces.

Diferentes modelos de lectores electrónicos